noticias

SI a la reconciliación

Los que militamos en los 70 y luego en los organismos de derechos humanos hemos dado gestos innegables de reconciliación.

Nunca un militante de los DDHH hizo justicia por mano propia, aun cuando el velo que la cubre parecía ocultarse detrás del velo de la injusticia y negaba el genocidio que luego, gracias a la anulación de las leyes de impunidad, se pudo reconocer.

 

Los militantes, en 1983, no queríamos la Conadep, queríamos en su lugar la creación de una Comisión Bicameral para investigar las terribles violaciones a los DDHH, sin embargo nos pusimos al hombro y motorizamos cada denuncia, cada desgarrador testimonio, tomándolo como una contribución a la reconciliación y a la construcción de la memoria colectiva.

 

Cuando decimos Memoria, Verdad y Justicia estamos haciendo un aporte más a la reconciliación ya que no se puede construir una sociedad que no otorgue valor a la Verdad, que no tenga presente la Memoria para que no vuelva a pasar lo mismo y que no ponga por sobre todo a la Justicia, aun en los oscuros años que esta se nos negaba.

 

Damos gestos todos los días de reconciliación porque el acido con que marcaron la cara y el cuerpo de Luis Pablo aun me duele (y a él mucho mas), Porque el olor de carne quemada que emana de un cuerpo arrojado sobre un elástico de cama al ser picaneado en los testículos, en la vagina , en la planta de los pies o en cualquier parte del cuerpo va a estar siempre presente en miles de hermanos provocando dolores inimaginables hasta llegar al desmayo o la muerte.

 

Porque, para mí, todos los días Fernando sigue arrojándose de ese cuarto piso del departamento de Avenida Rivadavia ya que no puede superar que a Graciela (su compañera) la hayan violado 23 veces en un día en la Esma, así como en su suicidio Fernando está contribuyendo a la reconciliación ya que lo hace para no ir a buscarlos uno a uno para que paguen por lo que hicieron.

 

Cuando sabemos que aún quedan centenares de chicos, hoy hombres, a los que se les sigue negando el derecho elemental a la identidad, y ese delito se repite día a día, y ya no son esos centenares sino muchos más porque tuvieron hijos y nietos y esos hijos y nietos también están siendo privados día a día de el derecho de identidad. Cuando sabiendo que ellos saben donde están cada uno y no salimos a buscar el dato por mano propia hacemos gestos de reconciliación. Cuando mi querida Sarita Agüero sigue buscando a su sobrino, el hijo de Américo y Eva solo por los medios que le brinda la justicia, sin sed de venganza, solo guiada por el amor y la verdad esta reconciliándose con miles que la ayudamos en esa búsqueda damos gestos de reconciliación.

 

Porque todos los días me privaron de tomar un café con El Ruso, con Gustavito, con Nacho, con Marcelito con Quique o con Ana y enroscarnos en eternas discusiones sobre como mejorarle la vida a los que menos tienen, porque uno a uno un día no llegaron a la cita y aun los estamos esperando.

 

Nuestra reconciliación llego cuando la sociedad, casi toda, pudo tomar realmente conciencia del genocidio y se hizo carne en ella que hay 30.000 víctimas directas y miles de víctimas colaterales que sin sufrir la desaparición en carne propia la sufrimos en la ausencia de seres queridos, vejámenes, tortura, estigmatización y conculcación de derechos y que también hubo genocidas y cómplices que fueron capaces de los más aberrantes crímenes que se hayan visto en la historia de la humanidad.

 

Porque cuando, uno a uno, los genocidas fueron muriendo en cárcel común entregamos sus cadáveres a las familias sin torturarlos, sin arrojarlos al mar y sus muertes siempre fueron por causas naturales, ni ahí nos guio el odio, solo nos guio la verdad y la justicia y eso nos reconcilio con la sociedad que entendió que mientras a nosotros nos guiaban el amor y la justicia a ellos, los genocidas, los guiaba el odio.

 

Créame que lo entiendo, desde su lógica, Diputado Massot.

 

Ustedes siempre llaman a las cosas con otros nombres, a la devaluación la llaman “sinceramiento”, al tarifazo lo llaman “reacomodamiento”, al saqueo al IPS lo llaman “armonización” y a esto que pretenden hacer lo llaman “reconciliación” cuando en realidad se llama IMPUNIDAD.

 

Y créame Diputado Massot que lo entiendo, usted busca impunidad para su pariente.

 

Y créame que la entiendo Diputada Carrió, usted pretende impunidad para quienes la nombraron en la procuración general del gobierno del Chaco en esos años, es más pretende impunidad para usted por no haber investigado en esos años el echo que se conoce como “la masacre de Margarita Belén” y yo pido para usted Justicia por haber cometido el delito de omisión de los deberes de funcionario público.

 

Y créame Sr. Presidente que lo entiendo, también, si en su casa, cuando usted era un adolescente deben haber recibido visitas de genocidas y usted hasta los puede haber admirado, por eso debe querer impunidad para ellos, si, los mismos que le permitieron en la dictadura a su familia participar en lo que llamaron, en aquella época (con esa costumbre que siempre tienen de cambiarle los nombres a las cosas) “licuación de los pasivos empresariales” y que realmente era hacer que todos los argentinos paguemos las deudas de sus empresas familiares.

 

Perdónenme sr. Diputado, sra. Diputada, sr. Presidente, los puedo entender desde su lógica de que todo debe servir a sus intereses, personales o de casta, aunque estos sean muchas veces espurios, lo que no puedo es compartirla. Para mí, y para muchos, siempre la Justicia fue un valor y sabemos que no podemos llegar a ella sin saber la Verdad y que todo eso lo garantizamos para el resto de los tiempos con la Memoria.

 

Se que a ustedes no les importa la justicia, solo les importa que sus amigos o parientes, o ustedes mismos, no tengan que pagar o seguir pagando con cárcel por los delitos de lessa humanidad que cometieron y solo pretenden que esos delitos queden IMPUNES.

 

30.000 hermanos dieron la vida para que nosotros digamos Memoria cuando ustedes pretenden olvido, Verdad cuando ustedes pretenden mentira y Justicia cuando ustedes pretenden IMPUNIDAD.

 

Para eso no cuenten conmigo.

 

Alfredo Raúl Giorno

2018-02-02

Por Alfredo Giorno