noticias

Asumir y reinventarse

El capitalismo financiero junto con la globalización y su avance imperial aliado a la oligarquía criolla en América latina, representados por el Neoliberalismo como modelo de gobierno y dominación, surgidos tras el voto popular; tras quince años de presidentes populares y revolucionarios –en diferentes grados-.

Han logrado llevar a un retroceso a los pueblos de nuestra región , profundizando crisis económicas y políticas en cada país atadas al FMI, Banco Mundial o sea, al PODER ECONOMICO.

Ante la agudización de la crisis económica Argentina, la pérdida de derechos adquiridos, los despidos de trabajadores, el cierre de empresas nacionales y pymes, la merma del poder adquisitivo, las paritarias llevadas a la baja en relación con la suba inflacionaria, las universidades, la docencia en general y el estudiantado en conflicto, igual que el gremio de la salud, mas los terribles tarifazos sobre las espaldas del pueblo, los jubilados afectados en sus salarios y en los medicamentos. Junto con un Ministro de trabajo que pretende la disolución de los sindicatos opositores y una dirigencia de la CGT funcional al gobierno de Macri provocan la resistencia y organización espontanea del pueblo.

El Estado argentino es utilizado como herramienta para hacer negocios que benefician a las grandes empresas trasnacionales. Empresas monopólicas de comunicación junto con sectores importantes del cuerpo judicial al servicio de la aplicación de un modelo económico agroexportador y oligárquico con una gestión gubernamental Neoliberal –doctrina creada por Milton y Rose Freedman en la década del treinta- van construyendo un nuevo sentido en la sociedad, una nueva cultura. Acentúan el individualismo y todo se rige por la ley del mercado.

Asi, la democracia representativa se va desluciendo evidenciando su limitación ante la pérdida de derechos constitucionales y libertades individuales. El Ministerio de Seguridad, su Ministra Patricia Bullrich junto con la gendarmería y demás fuerzas de represión garantizan la “ley y el orden” al gobierno de Cambiemos-Pro, ante las manifestaciones con movilización como expresión de lucha y resistencia al modelo neoliberal que representa y defiende el Presidente Mauricio Macri y su corrupto gobierno. La cárcel y la vigencia de la ley antiterrorista, lamentablemente aprobada por la ex Presidenta Cristina Fernández, más el armamento para reprimir comprados a Israel con el aval de Donald Trump, junto con la modificación de algunas leyes, son las herramientas coercitivas que se implementan como expresión del llamado “conflicto de baja intensidad”.

Ante esta macabra situación, la de imponer miedo y terror para lograr paralizar las justas luchas y reclamos populares, surge la pregunta ¿Qué hacer?

Qué hacer ? ante el hambre, la desnutrición infantil, enfermedades como la tuberculosis-que se creían superadas- que regresan producto del empeoramiento de las condiciones de vida de la población.

Qué hacer? ante las movilizaciones multitudinarias en rechazo a estas políticas de hambruna y una dirigencia sindical y política tradicional, que más allá de convocar a las concentraciones, demuestran su incapacidad, su “techo” en la gestión de sus cargos al no proponer a las masas luchar y pasar a la ofensiva. Dejar de lado las luchas reivindicativas a la defensiva. Porque ese es el mensaje cuando llega la desconcentración y los manifestantes regresan a sus casas…con las manos vacías.

Pienso que tenemos problemas que impiden un buen diagnóstico del estado de ánimo de las masas y el pueblo en general. Uno, es el grado de corrupción estructural en todas las instituciones.

Otro problema enorme es el grado de colonización mental de la sociedad en general y en particular del pueblo y sus referentes políticos, sindicales y sociales. Hoy como nunca antes, se piensa como el imperio quiere. De ahí la enorme dificultad de generar una conciencia de nuevo tipo. Conciencia para sí. Asumir la colonización a la que estamos sometidos es prioritario para poder diagnosticar nuestra problemática política, económica y social.

Tomar conciencia de nuestro poder para derrocar mediante las luchas contra el opresor, a la clase dominante que nos gobierna. Y para ello es necesario la unidad …la unidad urgente y necesaria en la diversidad entre los gobernados.

Para lograr tal objetivo debemos plantearnos un nuevo tipo de dirigencias a todos los niveles con organizaciones y métodos de conducción que articulen desde la ética, desde el respeto a quienes conforman alianzas desplazando el método del ordeno y mando, totalmente vertical, que excluye y no aporta a la unidad real, desde las bases, para conformar un potencial frente nacional de liberación indigenista, feminista y antiimperialista. Simón Bolivar dijo: Nos reinventamos o perecemos.

Asumirnos como colonizados dinamizará las luchas mediante la unidad en la diversidad nacional y regionalmente, conduciéndolas a un mundo mejor, posible y necesario con urgencia, con valores de equidad, solidaridad, armonía con la naturaleza y paz. (28/08/18)

2018-08-31

Por Nelly Mendez