noticias

La muerte de un deseo anunciado

En épocas de cuarentena la vídeo-llamada fue un recurso paliativo. Extrañar las charlas cotidianas es algo que se hizo sentir. Esas van desde lo banal hasta lo filosófico, económico, político y un sinfín de temas. Para algunos la vídeo - llamada no tiene nada que ver con el cara a cara.

Pero en una de estas charlas mediante teléfono, hablamos de cómo nuestros niñes -privilegiados-  tuvieron que adaptarse al campo virtual educativo, nos preguntamos si podría ocurrir  un cambio de paradigma, -ya que el actual hace tiempo no da respuestas al mundo que nos rodea – como si  el combo de lo obsoleto  más la peste cambiara algo realmente.

Será la visión idealista que se exalta en cuarentena.

No pasó ni un día de esa expresión de profundo  deseo  que amanecimos con un titular: "África no puede ser un campo de pruebas para ninguna vacuna".

 Por supuesto que como bien dijimos, el encierro exalta algunos sentimientos.

La bronca y  la indignación por la injusticia  –No porque hayamos pensado que podría salir un mundo mejor de esto, no porque pensemos que se puede evolucionar, no porque no sepamos que este mundo excluye y oprime, sino porque a la supremacía de raza se le aflojó la lengua.

Es que durante un programa  en el canal de televisión francés LCI dos médicos  hablaron de realizar pruebas contra el coronavirus en África.

Jean Paul Mira propuso hacer un estudio en África, "donde no tienen mascarillas, ni tratamientos, ni reanimación", idea que fue apoyada por su colega Camille Locht.

"Esto puede ser polémico, pero ¿no deberíamos hacer un estudio en África donde no tienen mascarillas ni tratamientos ni reanimación? Se hace en estudios en el caso del sida, donde usan prostitutas para probar ciertas cosas porque saben que están muy expuestas y no tienen protección", expresó Jean Paul Mira, jefe del servicio de reanimación del Hospital Cochin de París.

La respuesta del director de investigaciones del Instituto de Salud e Investigación Médica de Francia, Camille Locht, fue en el mismo sentido: "Tiene razón. Estamos pensando en un estudio paralelo en África de una manera similar. Creo que ya hay una petición que, si no ha salido ya, saldrá, y pensamos seriamente en ello. Tampoco rechazamos un estudio en Europa o Australia".

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo que La propuesta de dos expertos médicos franceses, Jean Paul Mira y Camille Locht, de probar las vacunas contra el coronavirus en África es racista, espantosa y un resabio de la "mentalidad colonial  y agregó, que estaba "horrorizado" por esos "comentarios racistas".

"África no puede ser ni será un campo de pruebas para ninguna vacuna".  "Seguiremos todas las reglas para probar cualquier vacuna o tratamiento en todo el mundo usando exactamente las mismas reglas, ya sea en Europa, África o donde sea", añadió el jefe de la OMS

 El alto cargo del Partido Socialista francés, Olivier Faure, por su parte señaló en su cuenta de Twitter, que "no es una provocación, es simplemente racismo. África no es el laboratorio de Europa. ¡Los africanos no son ratas!".

La propuesta de los médicos también fue criticada por futbolistas y ex jugadores del continente africano –entre ellos el senegalés Demba Ba, delantero del Istanbul Basaksehir, y el camerunés Samuel Eto'o, exjugador del FC Barcelona–  que denunciaron el  racismo de esas opiniones, calificaron como "asesinos" a los doctores y aseguraron que "África no es su patio".

Así que justo cuando nos preguntábamos  de manera idílica,  si algo podría modificarse para bien,  apareció  esa  supremacía de raza floja  de  lengua  diciendo que estamos a un siglo detrás en las lucha de ideas. 

2020-04-11

Por El ojo que arde